Contacto

543434610027

contacto@pulsoconsultores.com

Top

LA “IDEOLOGÍA” DEL ODIO VS. LA FALTA DE COMUNICACIÓN

Si analizamos la historia contemporánea podemos observar que cada vez viene más signada por un sentimiento que a esta altura podría decirse se ha convertido en ideología en nuestro país.
La carencia de ideas claras o proyectos en la oposición ha propiciado aglutinar a cierto espectro de la ciudadanía sólo bajo un hilo conductor, el del odio.
Muchos de los que se ubican bajo ese paraguas son personas mayores, fácilmente cooptadas por medios de “comunicación” (particularmente periodistas “amigos” con importantes audiencias), que sin entender trasfondos compran frases vacías u operaciones mediáticas impulsadas por espacios políticos que sin logros ni aciertos se mantienen en escena a través de las mismas.

 

Cierta parte de la oposición entiende a la perfección el juego de la manipulación de la opinión pública afín, el cual podría encasillarse a modo general en un “antiperonismo”, este sector de la sociedad vive sediento de un culpable de todo los males y necesitan exteriorizarlo. Desde lo dirigencial saben que con sembrar sloganes y sin profundizar temas ya basta, algunos ejemplos son: defender la democracia, salvar la república, meritocracia, cultura del trabajo, nos insertamos en el mundo, u ofrecer mano dura, entre otros. Por la negativa también saben que es suficiente con asociar a ciertas figuras asociadas “al mal” con medidas, acciones o posturas y luego diseminar esos mensajes.

 

Todo esto se pudo observar muy claramente en estos últimos días al ver las declaraciones de las personas que acompañaron el pasado banderazo en defensa de: la “República”, la empresa “Vicentín”, la “Democracia”, la “propiedad privada”.

 

La expropiación es un tema que podría discutirse, hay mucha tela para cortar, una empresa que es una de las principales reguladoras del precio de granos del país, que presentó quiebra, que recibió en el último mes del gobierno de Macri cientos de millones de préstamo (sumados a los miles de millones ya pedidos previamente y por los cuales se está investigando la responsabilidad del ex presidente del Banco Nación, Javier González Fraga), una empresa que fue la mayor aportante de campaña de Juntos por el cambio y hoy no puede pagar sueldos, no puede pagarle a las cooperativas que entregaron sus granos y por la cual están en riesgo los puestos de 6.000 trabajadores, en fin una empresa actualmente investigada por desmanejos “de la propiedad privada” vinculados a casos de corrupción, que nunca paró de incrementar sus facturaciones pero hoy no puede pagar.

 

Al parecer, y como vivimos en democracia se iba a presentar un proyecto en la legislatura nacional para tratarse la propuesta de salvataje, donde la expropiación vía intervención iba a discutirse (hecho que hasta ahora no sucedió y parece que no va a pasar). Si bien hoy la salida parece ser otra, lo interesante aquí para analizar, es la facilidad con que la oposición maneja la opinión de ciertos sectores de la ciudadanía, solo bastó con que algunas figuras comiencen a criticar la cuarentena, poner en tela de juicio las libertades individuales como para que se empiece a quebrar la conciencia social (algo no muy difícil luego de más de 90 días de “encierro”). A esa movida que estaba tomando fuerza hace días atrás, se le sumó la novedad del oficialismo acerca de la intervención en la empresa Vicentín. Rápido de reflejos en la oposición vieron la oportunidad de tener su 125 nuevamente y comenzaron a operar discursivamente en ese sentido.

 

Es importante resaltar los puntos a favor que exponen desde la oposición debido a que sus motores discursivos son tan básicos como penetrantes o ¿acaso alguien está en contra de que exista la propiedad privada? ¿alguien está en contra de la democracia? ¿alguien está en contra de la República?. Respecto a la propiedad privada, la intervención de una empresa, sí “UNA” empresa la cual adeuda cerca de 20 mil millones de pesos solamente al Banco Nación (Banco estatal) y que según ellos mismos dicen no pueden pagar, no significa que se esté violando la propiedad privada, no significa que el estado va a venir a sacarte tu casa o comercio, ni tu auto, ni que va a expropiarte nada a vos, pero eso sí es lo que quieren hacerte creer.

 

Analizando más en detalle la presentación a la sociedad de la intervención desde el oficialismo, siendo contrafáctico, el banderazo quizás podría haberse evitado si se hubiese comunicado a la sociedad con mayor énfasis los motivos de la intervención y le hubieran explicado correctamente la situación que atraviesa la empresa Vicentín de la mano de sus numerosos desmanejos financieros que tranquilamente podrían encuadrarse bajo el nombre de estafas y corrupción. La aparente improvisación, falta de comunicación y de trabajo en equipo ¿con las distintas provincias?,¿organizaciones agropecuarias?,¿canales institucionales?(muchas de las cuales no ven con malos ojos la intervención del estado para regular la situación) por parte del oficialismo podría decirse que le salió caro, hoy corre claramente el tema desde atrás y le permitió a la oposición, sin hacer mucho, un posicionamiento que no tenía. Como condimento esta demostración de fortaleza popular le vino como anillo al dedo para desviar la opinión en medio de una escandalosa causa de espionaje ilegal llevado adelante por el gobierno macrista, que saltó a la luz hace varios días ya, donde al parecer a nadie parecía importarle la República, las instituciones, el uso de cierta parte de la justicia y periodismo como cómplice. Ni hablemos de República cuando el ex presidente intentó poner un juez de la corte suprema por decreto.

 

En fin la construcción del relato opositor sólo podría explicarse mediante la explotación de una “ideología del odio”, sentimiento que ciega a sus simpatizantes de ver la realidad, dado que el conjunto de valores que buscan representar está a la vista que no lo llevan a la práctica ni cerca, pero eso sí, levantan sus banderas y hacen que varios los acompañen, hasta incluso en cruzadas que ponen en riesgo la salud y el esfuerzo de todos los argentinos como sucedió el pasado 20 de Junio, esto posibilitado por una falta de presencia en materia comunicacional por parte del oficialismo en un tema previsiblemente crítico.